energia-solar-historia
Publicado el 13 de agosto de 2021 - Energía Solar

¿Ya conoces la historia de la energía solar? Hazlo aquí

El sol es fundamental en el desarrollo de la vida en nuestro planeta, ya que, por medio de él, se cumplen procesos como la fotosíntesis o el ciclo del agua. A través de los siglos, el hombre se ha percatado de lo importante que es esta energía emitida por los rayos solares. Por ello, ha creado inventos con el objetivo de darle un buen uso, los cuales han permitido aprovechar esta energía renovable. Aprendamos un poco más acerca de esto.

¿Quiénes fueron los primeros en descubrirla?

Los primeros en utilizar energía solar de manera consciente fueron los griegos. Ellos comenzaron a hacer sus casas tomando en cuenta los rayos del sol. Durante el Imperio romano, se empezó a usar el vidrio en la construcción de ventanas para beneficiarse de la luz y conseguir calor en los hogares. Por si no lo sabías, los romanos también fueron los primeros en construir los invernaderos para generar condiciones adecuadas para el crecimiento de plantas con luz solar.

Inventos asombrosos del pasado

Te contamos a continuación cómo usaron su ingenio algunos científicos para darle mayor utilidad al calor del sol:

  • En 1792, Lavoisier creó un horno solar, el cual tenía dos lentes potentes que concentraban la radiación del sol y con las que se lograban temperaturas ideales para fundir algunos metales.
  • Charles Wilson diseñó en 1874 una central solar que permitió destilar agua de mar en el desierto de Atacama, Chile.
  • A partir del año 1767, esta energía comienza a tener un espacio en la historia gracias al suizo Horace Bénédict De Saussure. Este científico desarrolló el heliotermómetro, un instrumento especializado para medir la radiación solar. Este invento sigue siendo útil para la creación de otros artefactos que cumplen el mismo propósito.
  • En 1865, el inventor Augustin Mouchot creó la primera máquina que convertía la energía proveniente del sol en energía mecánica.

El descubrimiento de la energía fotovoltaica

En 1838, Alexandre-Edmond Becquerel encontró un alcance fotovoltaico cuando experimentaba con electrodos de platino y una pila electrolítica. Este científico se dio cuenta de que, al exponerla a la luz natural, la corriente eléctrica subía.

Para 1873, Willoughby Smith descubrió el propósito fotoeléctrico en sólidos cuando experimentó con el selenio. Cuatro años después, en la universidad King College de Londres, el profesor William Grylls Adams, acompañado del estudiante Richard Evans, demostró que, al exponer selenio ante la luz solar, se generaba electricidad.

Es así como descubrió que del selenio surgía una célula fotovoltaica. Luego, en 1891, Clarence Kemp patentó el primer calentador solar de agua sanitaria.

Para 1953, se identificó en el silicio una célula solar. El hallazgo lo realizaron Daryl Chapin, Calvin Fuller y Gerald Pearson. La célula generaba bastante electricidad y fue tan competente que hacía funcionar dispositivos eléctricos pequeños.

La industria solar creció mucho, pero en los años 50 se paralizó cuando la energía fósil tuvo su auge, ya que este combustible se producía a un menor costo. Dos décadas después, los combustibles fósiles vuelven a dar un espacio a la energía extraída del sol. Ya para 1990 era considerada como una alternativa viable y ventajosa.

De seguro sabes que esta energía reduce el daño al medioambiente. También te parecerá interesante conocer que su producción no genera residuos. Los avances tecnológicos actuales nos permiten utilizar la energía eléctrica de una manera menos contaminante.

Recuerda que, cuando empleas esta clase de energía, disminuyes tu impacto ambiental. Además, contribuyes con el desarrollo sostenible al no hacer uso de combustibles fósiles. No lo dudes y opta por la energía renovable, súmate a esta acción necesaria para ayudar al cuidado del planeta ante los problemas del calentamiento global.

También te va a interesar: Comunidades solares: Qué son y en dónde hallarlas