Publicado el 18 de noviembre de 2020 - Energía Solar

¿Por qué la energía solar es una opción eficiente en zonas de bajas temperaturas?

Se ha comprobado, mediante estudios acontecidos durante los últimos años, que la energía solar es la más limpia y la más eficiente. Además, los avances en la capacidad de captación calórica, de parte de los nuevos paneles solares, ha permitido que ya no sea necesario instalarlos en regiones con altas temperaturas.

 

El éxito en Ecuador

Usualmente se ha asociado las grandes granjas solares con las zonas áridas. En un principio, se buscaba que la alta nubosidad y que las variaciones en las precipitaciones lluviosas no afectaran la capacidad de producción eléctrica.

En Ecuador, los primeros paneles solares fueron instalados en la provincia montañosa de Imbabura hace ocho años. Lo que se pensó que iba a ser un experimento fallido terminó brindando los datos que hoy en día justifican la expansión de las granjas solares en el país.

Al ser una república amazónica, montañosa y costera, se había creído que la energía solar en Ecuador no iba a poder reemplazar a la industria de los hidrocarburos y a las grandes represas. Afortunadamente, los estudios que se hicieron en el país, acompañados por los avances que se han dado en la creación de nuevos paneles solares alrededor del mundo (más eficientes, baratos y fáciles de instalar), ha llevado a que la geografía del país se muestre más como una ventaja y no como un riesgo a la hora de invertir en estos sistemas.

1. Los climas fríos y la eficacia de los nuevos paneles

Anteriormente, los paneles solares se veían afectados por los descensos en las temperaturas. Esto implicó que muchos países no los vieran como una alternativa a corto o mediano plazo. Por suerte, avances en los últimos años, dentro de la industria de las termas impulsadas por ondas calóricas, han tirado por la borda a estos viejos conceptos.

Los nuevos paneles solares no son solamente una plataforma que se estimula por el calor, sino que son capaces de captar las distintas ondas de los rayos sin que estos tengan que producir variaciones en los lectores térmicos del dispositivo.

2. Los avances en las termas solares

Los nuevos paneles y sus termas son capaces de producir la misma cantidad de energía incluso con temperaturas por debajo de los -5 grados centígrados. La fragilidad, que caracterizaba al medio, ya no existe. Los mecanismos de presurización, dentro de sus tubos de cobre, permiten que estos no solo aguanten el frío, sino que, igualmente, sean capaces de resistir tormentas y granizo.

3. La renovación tecnológica

Lo que permite que el calor se conserve y que la energía dure recae en la utilización de tubos hechos de un vidrio muy fino, los cuales están rellenos por fuertes varillas de cobre. Dentro de ellas, hay una solución a base de polipropilenglicol, un tipo de alcohol volátil, que es capaz de retener el calor de una forma que las aleaciones metálicas no eran capaces de conseguir. Gracias a esto, con menor cantidad de calor y con una luminosidad imperceptible, se puede generar suficiente energía y suficiente agua caliente para varios días.

 

El futuro es ahora

Ecuador reúne todos los requisitos para poder dar un paso al frente y convertirse en un referente en materia de energías limpias a nivel mundial. Las supuestas dificultades, que antes parecían frenar su progreso, hoy en día ya no tienen fundamentos científicos ni sociales para continuar deteniendo el avance de estas tecnologías.

Hacer esta transformación va a beneficiar la economía del país, brindándole autonomía energética, y va a mejorar la calidad de vida de sus habitantes y la protección del medio ambiente.

También te puede interesar: Beneficios del uso de la energía solar para el medio ambiente.